"Los católicos en internet debemos construir caminos de evangelización, no de odio e intolerancia".

Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla

Pontificia, Real, Ilustre, Franciscana y Muy Antigua Hermandad del Santo Rosario de la Divina Pastora de las Almas y Redil Eucarístico -CANTILLANA-

jueves, 30 de enero de 2014

Fiesta de las Candelas 2014


FIESTA DE LAS CANDELAS

SÁBADO 1 DE FEBRERO, ALDEA DE LA DIVINA PASTORA

PEREGRINACIÓN DE LA PONTIFICIA Y REAL HERMANDAD DE LA DIVINA PASTORA DE LAS ALMAS A SU SANTUARIO, PARA CONMEMORAR LA FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO JESÚS EN EL TEMPLO Y PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA 

( VULGO DE LA CANDELARIA)
 


A las 5 de la tardeSALIDA DE LA HERMANDAD PASTOREÑA DESDE LA PLAZA DE LA ALAMEDA para dirigirse al santuario de la Divina Pastora, acompañados por la escuela de Tamborileros de la Hermandad.

A las 7 de la tarde, tendrá lugar la presentación y consagración a la Virgen, de los niños de la hermandad nacidos el pasado año, a los que se les impondrá la medalla. Este acto estará amenizado por el Coro de la Hermandad.

Se recuerda que es obligatorio, que los niños estén  bautizados e inscritos en la Hermandad con antelación a esta celebración.

LA JUNTA DE GOBIERNO
CANTILLANA 2014



           

martes, 28 de enero de 2014

El Grupo Joven en la obra asistencial de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl

En la tarde del pasado domingo 19 de enero, el Grupo Joven de nuestra Hermandad estuvo colaborando, como viene siendo habitual, en el comedor social de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, situado en el barrio de la Macarena en Sevilla, donde hicieron entrega de alimentos básicos como leche, azúcar, galletas, etc. El grupo allí desplazado estuvo colaborando en todo momento con las religiosas que atienden este comedor, ayudándolas a repartir alimentos, fregando la cocina, sirviendo la comida, y en todas las tareas que se les requirió, por lo que quedaron profundamente agradecidas con nuestros jóvenes.

El comedor social del barrio de la Macarena, regentado por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, tiene una capacidad para 200 comensales en un sólo turno, que en épocas puntuales y en situaciones en las que la necesidad se presenta en mayor número de personas, requiere su desdoblamiento. Además, a los asistentes se les entrega una bolsa con bocadillo y fruta para la cena. Las instalaciones cuentan con cocina, despensa, cámaras frigoríficas, de congelación, etcétera. Diariamente hay que preparar los bocadillos, servir la comida, lavar las bandejas, realizar la limpieza y hacer cuanto haga falta para que se desarrolle este servicio y que esté todo dispuesto, recogido y limpio para el día siguiente. Esta institución, fundada en 1904, abre sus puertas los 365 días del año, ofreciendo además del servicio de comedor, otros servicios como el de duchas, roperos, economato y departamento de apoyo social a personas necesitadas y en riesgo de exclusión social.




viernes, 24 de enero de 2014

Papa Francisco: “Los celos, envidias y chismeríos destruyen a las comunidades cristianas”


"Detrás de una murmuración siempre están los celos y la envidia. Y las murmuraciones dividen la comunidad"

El papa Francisco pidió este jueves en la homilía de Santa Marta que los cristianos cierren las puertas a celos, envidias y murmuraciones que dividen y destruyen a nuestras comunidades.

Las reflexiones del Papa tomaron como referencia la primera lectura del día que habla de la victoria de los israelitas sobre los filisteos gracias al valor de joven David. La alegría de la victoria se transforma pronto en tristeza y envidia en el rey Saúl al ver que las mujeres alababan a David por haber matado a Goliat. Entonces, afirma Francisco "esa gran victoria comienza a convertirse en
derrota en el corazón del rey" en el que se insinúa, como sucede en Caín, "la semilla de los celos y de la envidia".

Y como Caín con Abel, entonces el rey decide matar a David. "Así hacen los celos en nuestro corazón -observa el Papa- es un inquietud mala, que no tolera que otro hermano o hermana tenga algo que yo no tengo". Saúl, "en vez de alabar a Dios, como hacían las mujeres de Israel, por esta victoria, prefiere cerrarse en sí mismo, lamentarse" y "cocinar sus sentimientos en el caldo de la amargura".

Así lo ha explicado el Santo Padre: "Los celos llevan a matar. La envidia lleva a matar. Ha sido precisamente esta puerta, la puerta de la envidia, por la cual el diablo ha entrado en el mundo. La Biblia dice: 'Por la envidia el diablo ha entrado a hacer mal en el mundo'. Los celos y la envidia abren las puertas a todas las cosas malas. También divide a una comunidad. Una comunidad cristiana, cuando algunos de sus miembros sufren de envidia, de celos, termina dividida: uno contra el otro. Y ésto es un veneno fuerte. Es un veneno que encontramos en la primera página de la Biblia con Caín".

En el corazón de una persona tocada por los celos y la envidia -ha subrayado el Papa- suceden "dos cosas clarísimas". Primero la amargura: "La persona envidiosa, la persona celosa es una persona amarga: no sabe cantar, no sabe alabar, no sabe qué es la alegría, siempre mira 'que tiene áquel y yo no tengo'. Y esto lleva a la amargura, una amargura que se difunde en toda la comunidad. Son estos sembradores de amargura. Y la segunda actitud, que llevan los celos y la envidia, son a murmurar. Porque este no tolera que el otro tenga algo, la solución es rebajar al otro, para que yo esté más alto.

Y el instrumento son las murmuraciones. Mira siempre y verás que detrás de una murmuración están los celos y la envidia. Y las murmuraciones dividen la comunidad, destruyen a la comunidad. Son las armas del diablo".

El Santo Padre ha mencionado cuántas bellas comunidades cristianas iban bien, pero después en uno de los miembros ha entrado la semilla de los celos y la envidia y, con esto la tristeza, el resentimiento de los corazones y las murmuraciones.

Ha continuado señalando que "una persona que está bajo la influencia de la envidia y de los celos, mata", como dice el apóstol Juan: "Quien odia a su hermano es un homicida".

Por tanto, Francisco concluyó pidiendo: "Hoy, en esta misa, recemos por nuestras comunidades cristianas, para que esta semilla de los celos no sea sembrada entre nosotros, para que la envidia no tome lugar en nuestro corazón, en el corazón de nuestras comunidades, y así podamos ir hacia adelante con la alabanza al Señor, alabando al Señor, con la alegría. Y es una gracia grande, la gracia de no caer en la tristeza, en el estar resentido, en los celos y en la envidia".

jueves, 23 de enero de 2014

Cabildo General Ordinario


La Pontificia, Real, Ilustre, Franciscana y Muy Antigua Hermandad del Santo Rosario de la Divina Pastora de las Almas y Redil Eucarístico, de Cantillana, celebrará, en cumplimiento de su Regla 30ª, Cabildo General Ordinario, convocando a todos los hermanos mayores de 18 años, el próximo día 25 de enero (sábado) a las 4,30 de la tarde, en la Iglesia Parroquial, ante la imagen de la Divina Pastora de las Almas, con el siguiente orden del día:

1-     Invocación al Espíritu Santo, Padrenuestro, Avemaría, Gloria y oración a la Divina Pastora de las Almas.

2-     Lectura y aprobación, si procede, del acta del último Cabildo General Ordinario.

3-     Lectura y aprobación, si procede, de las cuentas del ejercicio anterior.

4-     Lectura y aprobación, si procede, de los nuevos proyectos y presupuestos.

5-     Informe del Hermano Mayor.

6-     Ruegos y preguntas sobre los puntos del orden del día.

7-     Avemaría y canto a la Divina Pastora de las Almas.

martes, 21 de enero de 2014

Nuestra Hermandad en la procesión de San Sebastián, Patrón de Cantillana

El pasado domingo 19 de febrero tuvo lugar la procesión de San Sebastián, Patrón de Cantillana. La Hermandad de la Divina Pastora asistió a la misma, al haber sido invitada junto al resto de hermandades de nuestra localidad por la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, Patrona y Alcaldesa Mayor Perpetua de Cantillana. Nuestra Hermandad estuvo representada por el Hermano Mayor, Antonio Arias Solís, participando también una representación del Grupo Joven en la procesión.

A continuación les ofrecemos una galería fotográfica de la misma.







 















(Fotografías: Juan Arias Merino)

sábado, 18 de enero de 2014

Fiesta de las Candelas 2014


FIESTA DE LAS CANDELAS

SÁBADO 1 DE FEBRERO, ALDEA DE LA DIVINA PASTORA

PEREGRINACIÓN DE LA PONTIFICIA Y REAL HERMANDAD DE LA DIVINA PASTORA DE LAS ALMAS A SU SANTUARIO, PARA CONMEMORAR LA FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO JESÚS EN EL TEMPLO Y PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA 

( VULGO DE LA CANDELARIA)
 


A las 5 de la tardeSALIDA DE LA HERMANDAD PASTOREÑA DESDE LA PLAZA DE LA ALAMEDA para dirigirse al santuario de la Divina Pastora, acompañados por la escuela de Tamborileros de la Hermandad.

A las 7 de la tarde, tendrá lugar la presentación y consagración a la Virgen, de los niños de la hermandad nacidos el pasado año, a los que se les impondrá la medalla. Este acto estará amenizado por el Coro de la Hermandad.

Se recuerda que es obligatorio, que los niños estén  bautizados e inscritos en la Hermandad con antelación a esta celebración.

LA JUNTA DE GOBIERNO
CANTILLANA 2014



           

viernes, 17 de enero de 2014

Delante de nosotros como Pastora


“No necesito, después de tantos días en que contempláis a María como Pastora de las almas, demostraros que realmente merece este título, para ella de mucha honra y para nosotros de suavísimo consuelo. Hay, en efecto, entre todas las pruebas que de una verdad pueden aducirse, una irresistible: la de los hechos. Cuando aquel insensato de que nos hablan las historias negaba el movimiento, un sabio se puso a andar y lo confundió. Así después de haber visto a María entre las ovejas del rebaño de Cristo, arrastrando la intemperie, empuñando el cayado y manejando la honda, ¿cómo negaréis su Pastorado?

La voz del pueblo cristiano, que Pastora la proclama, mucho dice... La palabra de la Iglesia que le da ese nombre dice aún más... Pero añade magnífica confirmación a eso el testimonio de las obras. Y entre estas obras es de las que más llama la atención el ir delante de las ovejas, guiándolas. ¿A dónde las lleva?...¿Cómo las guía?...¿De qué medios se vale para atraerlas y que no se le escapen?..


1
El país por donde los humanos caminamos es muy variado...montañas escarpadas, profundos precipicios, ásperos caminos y también valles y hasta deliciosas praderas; de todo se encuentra. Existe pradera poco frecuentada, porque está al otro lado de prolongado desierto, y no es posible llegar, sino atravesando arenales, vadeando ríos y torrentes, y luchando con fieras de toda especie... Es esa comarca la tierra de la santidad. Describirla es tarea superior a fuerza de hombre. Es la región extensa... Su cielo limpio y transparente... Las tempestades pasan a distancia. Caudales de cristalinas aguas corren en todas direcciones: las aguas puras de la gracia. En fin, el suelo es feraz, produciendo frutos en todo tiempo, y abundantes, y excelentes. Son las buenas obras. Todos sus habitantes son de prócer talla, de figura hermosa, vigorosos y fuertes... Y para colmo de ventajas disfrutan de cumplida dicha. La felicidad no se encuentra en parte alguna. Se ha refugiado en el país de la santidad.

Ved la pradera a donde intenta llevarnos la Santísima Virgen. ¡Qué buena es María! No quiere para nosotros cosas de poca valía..., ni oro, ni placeres..., ni honores..., sino la santidad, que es oro del cielo..., placeres divinos..., placeres divinos..., honor sin semejante.



 2

Nos lleva poniéndose delante de nosotros y guiándonos por el camino de las virtudes, o sea dándonos ejemplo. Nada se nos exige, que ella no haya ejecutado antes... abnegación, cruz, marcha tras Cristo.

...Así va delante de nosotros como Pastora. Soberbios..., impuros..., sensuales..., egoístas..., hijos de la tierra y el polvo, a todos os da ejemplo.

3
¿Cómo se las ha para atraernos? La virtud es siempre bella; mas a veces se envuelve en negro manto; su sabor es exquisito... mas suele cubrirse con áspera corteza; brilla como el sol, pero nubes ocultan sus resplandores. En María tiene una suavidad de tonos, de colores y matices, que enamora, y esto a todo el mundo...

Además del encanto de las virtudes, hay en María la atracción de su amor y bondad...¿Y quién, fuera de Cristo, ha tenido a los hombres un amor como el de María, tierno, constante, fuerte, generoso, espléndido? No es posible apartarse de María.

Y todavía para irnos sosteniendo emplea otro medio: la esperanza. Nolite timere. Es la divisa del escudo de María. ¿El camino es largo? No importa; es difícil? No importa; ¿sois flacos? No importa. Aquí estoy”.

(Escritos autógrafos del Beato Marcelo Spínola)

sábado, 11 de enero de 2014

Triduo al Beato Marcelo Spínola


LA PONTIFICIA, REAL, ILUSTRE, FRANCISCANA Y MUY ANTIGUA
HERMANDAD DEL SANTO ROSARIO DE LA
Divina Pastora de las Almas
Y REDIL EUCARÍSTICO, 
fundada en el año del Señor de 1720 por el V. P. fray Isidoro de Sevilla, erigida y establecida canónicamente, y con la aprobación del Real y Supremo Consejo de Castilla, en la Iglesia Parroquial de esta villa, donde posee capilla propia, adherida espiritualmente con carta de Hermandad a la Orden Capuchina y de la que es Hermano Mayor Honorario S. M. Don Juan Carlos I, Rey de España, celebrará en cumplimiento de sus Reglas
DEVOTO TRIDUO
en honor de su muy querido Hermano Mayor Perpetuo el
Beato Marcelo Spínola  y Maestre,
Cardenal Arzobispo de Sevilla, 
durante los días
 15, 16 y 17 de enero.
Los cultos tendrán lugar en la Iglesia Parroquial de esta Villa, en el altar de la Divina Pastora, dando comienzo a las 7 de la tarde, con el siguiente orden:
Rezo del Santo Rosario, Letanías a la Divina Pastora, Ejercicio del Triduo y Santa Misa.
A la terminación de la Santa Misa se cantará la Salve a la Divina Pastora.

El día 17 se celebrará la FIESTA DEL BEATO MARCELO SPÍNOLA.
A las 7 de la tarde tendrá lugar la
FUNCIÓN SOLEMNE
Oficiada por nuestro párroco y director espiritual el
Rvdo. Sr. D. Fernando I. García Álvarez-Rementería, Pbro.

Al terminar la Santa Misa de ese día, se dará a besar la sagrada reliquia del Beato que custodia esta Hermandad, la cual se hallará expuesta durante los días del triduo a la pública veneración de todos los fieles en el altar de la Divina Pastora.

CANTILLANA                                                                         ENERO 2014

miércoles, 8 de enero de 2014

El Papa Francisco: un Pastor con "olor a oveja"

 
¡Ahora me tengo que ir, pero Jesús siempre se queda con nosotros. Gracias y los bendigo! Así se despidió el Papa Francisco con una bendición especial a los niños, incluyendo a los que van a nacer y a los abuelos y abuelas que son la sabiduría. Francesco de dos meses, bautizado esa misma mañana, que representaba al Niño Dios, es el más pequeño de los 200 actores del pesebre viviente que visitó el Obispo de Roma, la tarde de la Solemnidad de la Epifanía, en la parroquia de San Alfonso María de Ligorio, en el barrio de Prima Porta, de la periferia norte de la capital italiana. Una visita estrictamente privada, marcada por la cálida alegría de los parroquianos, encabezados por Don Dario, el párroco que le había escrito al Papa para invitarlo. Recibido por unos ‘pastorcitos’ de la sagrada representación de una pequeña Belén, con los personajes y bodegas típicos de la época en que nació Jesús, sonriendo, acariciando y bendiciendo, el Santo Padre expresó en todo momento su gran alegría y entusiasmo, también cuando le apoyaron un corderito sobre los hombros, recordando al Buen Pastor.

Con esta imagen recordamos las palabras que pronunció el Santo Padre el pasado 28 de marzo, pidiendo a los sacerdotes que fuesen pastores con olor a oveja, pastores humildes y no se convirtieran en una especie de coleccionistas de antigüedades:

Todos conocemos la diferencia: el intermediario y el gestor «ya tienen su paga», y puesto que no ponen en juego la propia piel ni el corazón, tampoco reciben un agradecimiento afectuoso que nace del corazón. De aquí proviene precisamente la insatisfacción de algunos, que terminan tristes, sacerdotes tristes, y convertidos en una especie de coleccionistas de antigüedades o bien de novedades, en vez de ser pastores con «olor a oveja» –esto os pido: sed pastores con «olor a oveja», que eso se note–; en vez de ser pastores en medio al propio rebaño, y pescadores de hombres. 

Catecismo de la Iglesia Católica (XV)

Los fieles: jerarquía, laicos, vida consagrada
 
177. ¿Quiénes son los fieles?
Los fieles son aquellos que, incorporados a Cristo mediante el Bautismo, han sido constituidos miembros del Pueblo de Dios; han sido hecho partícipes, cada uno según su propia condición, de la función sacerdotal, profética y real de Cristo, y son llamados a llevar a cabo la misión confiada por Dios a la Iglesia. Entre ellos hay una verdadera igualdad en su dignidad de hijos de Dios. 

178. ¿Cómo está formado el Pueblo de Dios?
En la Iglesia, por institución divina, hay ministros sagrados, que han recibido el sacramento del Orden y forman la jerarquía de la Iglesia. A los demás fieles se les llama laicos. De unos y otros provienen fieles que se consagran de modo especial a Dios por la profesión de los consejos evangélicos: castidad en el celibato, pobreza y obediencia. 

179. ¿Por qué Cristo instituyó la jerarquía eclesiástica?
Cristo instituyó la jerarquía eclesiástica con la misión de apacentar al Pueblo de Dios en su nombre, y para ello le dio autoridad. La jerarquía está formada por los ministros sagrados: obispos, presbíteros y diáconos. Gracias al sacramento del Orden, los obispos y presbíteros actúan, en el ejercicio de su ministerio, en nombre y en la persona de Cristo cabeza; los diáconos sirven al Pueblo de Dios en la diaconía (servicio) de la palabra, de la liturgia y de la caridad. 

180. ¿En qué consiste la dimensión colegial del ministerio de la Iglesia?
A ejemplo de los doce Apóstoles, elegidos y enviados juntos por Cristo, la unión de los miembros de la jerarquía eclesiástica está al servicio de la comunión de todos los fieles. Cada obispo ejerce su ministerio como miembro del colegio episcopal, en comunión con el Papa, haciéndose partícipe con él de la solicitud por la Iglesia universal. Los sacerdotes ejercen su ministerio en el presbiterio de la Iglesia particular, en comunión con su propio obispo y bajo su guía. 

181. ¿Por qué el ministerio eclesial tiene también un carácter personal?
El ministerio eclesial tiene también un carácter personal, en cuanto que, en virtud del sacramento del Orden, cada uno es responsable ante Cristo, que lo ha llamado personalmente, confiriéndole la misión. 

182. ¿Cuál es la misión del Papa?
El Papa, Obispo de Roma y sucesor de san Pedro, es el perpetuo y visible principio y fundamento de la unidad de la Iglesia. Es el Vicario de Cristo, cabeza del colegio de los obispos y pastor de toda la Iglesia, sobre la que tiene, por institución divina, la potestad plena, suprema, inmediata y universal. 

183. ¿Cuál es la función del colegio de los obispos?
El colegio de los obispos, en comunión con el Papa y nunca sin él, ejerce también él la potestad suprema y plena sobre la Iglesia. 

184. ¿Cómo ejercen los obispos la misión de enseñar?
Los obispos, en comunión con el Papa, tienen el deber de anunciar a todos el Evangelio, fielmente y con autoridad, como testigos auténticos de la fe apostólica, revestidos de la autoridad de Cristo. Mediante el sentido sobrenatural de la fe, el Pueblo de Dios se adhiere indefectiblemente a la fe, bajo la guía del Magisterio vivo de la Iglesia. 

185. ¿Cuándo se ejerce la infalibilidad del Magisterio?
La infalibilidad del Magisterio se ejerce cuando el Romano Pontífice, en virtud de su autoridad de Supremo Pastor de la Iglesia, o el colegio de los obispos en comunión con el Papa, sobre todo reunido en un Concilio Ecuménico, proclaman con acto definitivo una doctrina referente a la fe o a la moral; y también cuando el Papa y los obispos, en su Magisterio ordinario, concuerdan en proponer una doctrina como definitiva. Todo fiel debe adherirse a tales enseñanzas con el obsequio de la fe. 

186. ¿Cómo ejercen los obispos la misión de santificar?
Los obispos ejercen su función de santificar a la Iglesia cuando dispensan la gracia de Cristo, mediante el ministerio de la palabra y de los sacramentos, en particular de la Eucaristía; y también con su oración, su ejemplo y su trabajo. 

187. ¿Cómo ejercen los obispos la misión de gobernar?
Cada obispo, en cuanto miembro del colegio episcopal, ejerce colegialmente la solicitud por todas las Iglesias particulares y por toda la Iglesia, junto con los demás obispos unidos al Papa. El obispo, a quien se ha confiado una Iglesia particular, la gobierna con la autoridad de su sagrada potestad propia, ordinaria e inmediata, ejercida en nombre de Cristo, Buen Pastor, en comunión con toda la Iglesia y bajo la guía del sucesor de Pedro. 

188. ¿Cuál es la vocación de los fieles laicos?
Los fieles laicos tienen como vocación propia la de buscar el Reino de Dios, iluminando y ordenando las realidades temporales según Dios. Responden así a la llamada a la santidad y al apostolado, que se dirige a todos los bautizados. 

189. ¿Cómo participan los fieles laicos en la misión sacerdotal de Cristo?
Los laicos participan en la misión sacerdotal de Cristo cuando ofrecen como sacrificio espiritual «agradable a Dios por mediación de Jesucristo» (1 P 2, 5), sobre todo en la Eucaristía, la propia vida con todas las obras, oraciones e iniciativas apostólicas, la vida familiar y el trabajo diario, las molestias de la vida sobrellevadas con paciencia, así como los descansos físicos y consuelos espirituales. De esta manera, también los laicos, dedicados a Cristo y consagrados por el Espíritu Santo, ofrecen a Dios el mundo mismo. 

190. ¿Cómo participan los fieles laicos en la misión profética de Cristo?
Los laicos participan en la misión profética de Cristo cuando acogen cada vez mejor en la fe la Palabra de Cristo, y la anuncian al mundo con el testimonio de la vida y de la palabra, mediante la evangelización y la catequesis. Este apostolado «adquiere una eficacia particular porque se realiza en las condiciones generales de nuestro mundo» (Lumen Gentium 35). 

191. ¿Cómo participan los fieles laicos en la misión regia de Cristo?
Los laicos participan en la misión regia de Cristo porque reciben de Él el poder de vencer el pecado en sí mismos y en el mundo, por medio de la abnegación y la santidad de la propia vida. Los laicos ejercen diversos ministerios al servicio de la comunidad, e impregnan de valores morales las actividades temporales del hombre y las instituciones de la sociedad. 
 
192. ¿Qué es la vida consagrada?   
La vida consagrada es un estado de vida reconocido por la Iglesia; una respuesta libre a una llamada particular de Cristo, mediante la cual los consagrados se dedican totalmente a Dios y tienden a la perfección de la caridad, bajo la moción del Espíritu Santo. Esta consagración se caracteriza por la práctica de los consejos evangélicos. 

193. ¿Qué aporta la vida consagrada a la misión de la Iglesia? 
La vida consagrada participa en la misión de la Iglesia mediante una plena entrega a Cristo y a los hermanos, dando testimonio de la esperanza del Reino de los Cielos.

sábado, 4 de enero de 2014

En la Epifanía del Señor

Adoración de los Reyes. Catedral de Sevilla
El pasado 1 de enero, celebrábamos la solemnidad de Santa María Madre de Dios, iniciando así el año nuevo de la mano y con la compañía de la Virgen, cuyo papel es insustituible en el misterio de la Navidad. A ella, la Virgen fiel, que hace posible la encarnación del Señor, le pido para todos los fieles de la Archidiócesis que el año 2014 sea verdaderamente un año de gracia, de auténtica renovación de nuestra vida cristiana y de nuestro compromiso apostólico, un año de fidelidad, de fecundidad espiritual y de servicio a los pobres. Con palabras de la primera lectura de la Eucaristía de dicha fiesta, os deseo a todos que en el nuevo año, "el Señor os bendiga y os proteja, ilumine su rostro sobre vosotros y os conceda su favor; que el Señor se fije en vosotros y os conceda la paz".

El próximo lunes celebraremos la solemnidad de la Epifanía del Señor. Epifanía significa manifestación de Dios. En la Historia de la Salvación, Dios se ha ido manifestando paulatinamente. Al principio, a través de signos materiales. Después se revela por medio de los profetas. Con la encarnación, comienza la manifestación plena de Dios a la humanidad. Desde entonces nos habla, se nos hace cercano y accesible por medio de su Hijo, igual a Él en esencia y dignidad, reflejo de su gloria e impronta de su ser. Él es su Verbo, el origen y causa de todo lo que existe, la vida y la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. Él es la Palabra eterna del Padre que en la Nochebuena se ha hecho carne y ha plantado su tienda entre nosotros.

En esta Navidad nos hemos acercado con piedad infinita a Belén para contemplar al Niño en el pesebre. Y hemos comprobado que el Hijo eterno de Dios se ha hecho hombre verdadero, con nombre y apellidos, con una genealogía, un lugar de nacimiento y una familia tan sencilla como extraordinaria. Nos lo ha repetido sin cesar la liturgia de esos días, El verbo se ha hecho carne". El que no tenía carne, el que era puro espíritu inmaterial, asume nuestra carne. Se despoja de su rango y toma la condición de esclavo pasando por uno de tantos. Deja el seno cálido del Padre y emprende el duro camino de los hombres. Se hace, como escribe San Juan de Ávila, romero y peregrino. Vive en la intemperie y el desierto. No pasa de puntillas junto a nosotros. Asume nuestra naturaleza con todas sus consecuencias, excepto el pecado, sin rehusar la debilidad y la fragilidad del ser humano.


Por amor a cada uno de nosotros, rompe los cálculos de una ley de mínimos, hasta dejarse crucificar. Para que nosotros después administremos con cuentagotas nuestra generosidad, nuestra entrega al Señor y a los hermanos. Por ello, la única actitud posible en estos días es la adoración rendida ante el Dios que se despoja de su rango y se hace niño, como hacen los pastores y los Magos, y la gratitud inmensa ante el amor inaudito de Dios, sin límites ni tasas.

En este día de la Epifanía alabamos a Dios que se hace el encontradizo con nosotros por medio de su Verbo y, llenos de emoción, exclamamos con el profeta Isaías: "Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que pregona la buena nueva, que pregona la victoria, que dice a Sion: Tu Dios es Rey".  En su nacimiento histórico Jesús se manifestó primero al pueblo de Israel representado por José, María y los pastores. Pero el Señor vino para toda la humanidad, representada por los Magos de Oriente. Estos personajes originarios de culturas distintas de la de Israel, simbolizan la voluntad salvífica universal de Dios en la encarnación y el nacimiento de su Hijo. Por ello, la Epifanía, manifestación de Dios a los pueblos gentiles, es nuestra fiesta. El misterio revelado en primer término a los más íntimos y cercanos, se abre a todos los hombres. Que en esta nueva Epifanía, agradezcamos al Señor el don de la fe que recibimos el día de nuestro bautismo, la auténtica y verdadera manifestación de Dios en nuestras vidas.  La Epifanía, junto con Pentecostés, es la gran fiesta de la misión universal de la Iglesia, una fiesta de una intensa tonalidad apostólica y misionera. La mejor manera de agradecer a Dios su manifestación en Jesucristo y el regalo de la fe es renovar nuestro compromiso misionero, de modo que la manifestación que comenzó con la adoración de los Magos, siga extendiéndose al mundo entero con nuestra colaboración, con nuestra palabra y con nuestro testimonio, compartiendo con nuestros hijos, nietos, amigos, vecinos y compañeros de trabajo la buena noticia del amor de Dios, ese amor incondicional, gratuito y misericordioso que se nos ha manifestado en Jesucristo.

Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición. Feliz día de Reyes.

Juan José Asenjo Pelegrina. Arzobispo de Sevilla

miércoles, 1 de enero de 2014

Solemnidad de Santa María Madre de Dios


"Tesoro digno de ser venerado por todo el orbe"

"Salve, María, Madre de Dios, veneradísimo tesoro de todo el orbe, antorcha inextinguible, corona de la virginidad, trono de la recta doctrina, templo indestructible, habitáculo de aquel que no puede ser contenido en lugar alguno, Virgen y Madre por quien se nos ha dado, el llamado en los Evangelios, Bendito el que viene en nombre del Señor.

Salve, tú que encerraste en tu seno virginal al que es inmenso e inabarcable. Tú, por quien la Santísima Trinidad es adorada y glorificada. Tú, por quien la cruz preciosa es celebrada y adorada en todo el mundo. Tú, por quien exulta el cielo, se alegran los ángeles y arcángeles, huyen los demonios, por quien el diablo tentador fue arrojado del cielo, y la criatura, caída por el pecado, es elevada al cielo...

¿Quién de entre los hombres será capaz de alabar como se merece a María, digna de toda alabanza? Es Virgen y Madre: ¡qué maravilla! Este milagro me llena de estupor. ¿Quién oyó jamás decir que al constructor de un templo se le prohíba entrar en él? ¿Quién podrá tachar de ignominia a quien toma a su propia esclava por Madre?

Nosotros hemos de adorar y respetar la unión del Verbo con la carne, hemos de tener temor de Dios y dar culto a la Santa Trinidad, hemos de celebrar con nuestros himnos a María, la siempre Virgen, templo santo de Dios, y a su Hijo, el Esposo de la Iglesia, nuestro Señor Jesucristo. A él la gloria por los siglos de los siglos. Amén."

Ya en aquellos tiempos se hablaba de la "hipóstasis" o "Unión hipostática": el verbo, al encarnarse, asumió la naturaleza humana en su persona divina, de modo que no había duplicidad de personas en Jesús (sólo hay una persona, que es divina), aunque sí duplicidad de naturalezas, divina y humana. La teología católica desarrolló ampliamente esta tesis, derivada de la filosofía griega. Santo Tomás dice: "La bienaventurada Virgen es llamada Madre de Dios no porque sea madre de la divinidad, sino porque es madre, según la humanidad, de la persona que tiene la divinidad y la humanidad. El ser concebido y el nacer se atribuyen a la hipóstasis por razón de la naturaleza en la que es concebida y nace. Ahora bien, como en el mismo principio de la concepción (de Cristo) la naturaleza humana se unió a la persona divina, podemos afirmar con toda verdad que Dios es concebido y nacido de la Virgen. Se dice que una mujer es madre de una persona porque ésta ha sido concebida y ha nacido de ella. Luego la bienaventurada Virgen puede llamarse verdadera Madre de Dios. (...) El nombre de "Dios", común a las tres personas divinas, unas veces designa sólo a la persona del Padre, otras a la persona del Hijo, y otras a la del Espíritu Santo. Así, cuando se dice que la bienaventurada Virgen es Madre de Dios, la palabra "Dios" designa sólo a la sola persona del Hijo".

(Homilía de San Cirilo de Alejandría en el Concilio de Éfeso)